Social Media

Social Media

Algunas veces resulta difícil acceder a los datos que necesitas. O dar con ese porcentaje que tienes en mente. De hecho conocer la información adecuada roba mucho tiempo del que a veces no dispones. Toma nota de las siguientes estadísticas. Son cifras e informaciones de cada uno de los canales de importancia capital para tu negocio online.

Facebook

  1. El 81% de los usuarios utiliza Facebook para seguir a marcas (IAB Spain).
  2. Las publicaciones en Facebook que contienen imágenes consiguen un 53% más de likes que las que no disponen de imágenes (HubSpot).
  3. Los vídeos obtuvieron en 2016 mayor alcance, consiguiendo un 12,17% de la audiencia total, seguido de fotos (11,53%), enlaces (9,32%) y actualizaciones de estado (5,09%) (Locowise).

Twitter

  1. Los tweets con imágenes reciben un 18% más de clics, 89% más de likes y 150% más de retweets (YourScapeFrom9To5).
  2. El 60% de los usuarios esperan que las marcas respondan a sus consulta en menos de una hora. Pero el promedio es de 1 hora y 24 minutos (Twitter)
  3. Las publicaciones con al menos un hashtag promedian un 12,6% más de interacción que aquellas sin hashtags (Simply Measured).

Instagram

  1. Instagram cuenta actualmente con mas de 600 millones de usuarios activos (Instagram).
  2. Las grandes marcas publican un promedio de 4,9 mensajes por semana en esta red social (Forrester).
  3. Los usuarios de Instagram están más receptivos los lunes y jueves a las de 08.00 a 09.00 horas, a las 14.00 horas y después de las 17.00 horas (CoSchedule).
  4. Las fotos consiguen un mayor engagement que los vídeos (Simply Measured).

Snapchat

  1. La red social tiene 150 millones de usuarios activos, y la mayoría son millenials (eMarketer)
  2. El 65% de sus usuarios generan contenidos a diario (DMR Stats).
  3. Sólo el 1% de los profesionales del marketing utilizan esta red social (DMR Stats).
  4. El 71% de los usuarios que la utilizan son menores de 34 años (DMR Stats).

Pinterest

  1. El 83% de los usuarios prefiere seguir una marca que un famoso (Pinterest).
  2. Un Pin con una llamada a la acción descriptiva aumentará la participación en un 80% (KissMetrics).
  3. Pinterest es la red social que más visitas de móviles recibe. Un 64% de su trafico proviene de smartphones o tablets (Mobile Marketing Watch).

El Marketing online y “El principio de Peter”

La lógica detrás del principio de Peter

Si hay quienes no conocen la teoría del principio de Peter trataré de explicarla en unas líneas para luego entrar de lleno en el tema del artículo. La teoría fue reconocida por primera vez por un educador canadiense, el Dr. Laurence J. Peter, quien la citó en su libro “El principio de Peter”. El Principio Peter es un concepto en el que los miembros de una jerarquía son promovidos hasta que alcanzan su límite, en lo que respecta a su competencia. Una vez que alcanzan ese nivel máximo de competencia, no hay más promoción y permanecen en ese trabajo trabajando de manera incompetente.

Algunas personas dicen que en el Principio de Peter, las personas alcanzan su nivel de máxima competencia, mientras que otras lo llaman “su nivel de incompetencia”.
El hecho de que a las personas les haya ido bien en un trabajo no significa necesariamente que sobresalgan si las promueven. El mejor jugador de fútbol del mundo podría ser un gerente de equipo terrible, un ingeniero talentoso sin habilidades interpersonales tendrá un mal desempeño si lo promueve a la gerencia. Un excelente copy no necesariamente llegará a ser un creativo calificado.

Factores del principio de Peter en la Marketing Online

Vean si no, es posible que nuestras actividades y desarrollos que aplicamos a la publicidad online pueden, en determinados momentos, llegas a su nivel de incompetencia promovida por nuestra incapacidad, descuido o desconocimiento de sus procesos.

  1. Sitio web
    Ya sabemos las bases para el desarrollo de un sitio web eficiente en todas su fases. Si las cumplimos y, sobre todo mantenemos, seguirá siendo una herramienta eficiente y efectiva para la empresa. Pero qué pasa si la abandonamos, no la actualizamos y no la evaluamos; pues entrará en un estado de incompetencia tal, que no servirá más para apoyar cualquier esfuerzo de marketing online que hagamos. Entrará en su estado de ineficiencia.
  2. Redes Sociales
    Aquí el principio de Peter es más común de lo que nos imaginamos. El factor desconocimiento, descuido o desidia son los que intervendrán para hacer que las redes sociales de un producto o servicio lleguen a su nivel de incompetencia. Podemos tener miles de seguidores en nuestras redes sociales pero si no las nutrimos con contenido de valor que interese a nuestros seguidores, sin remedio, nos abandonarán.
  3. SEO
    No hay mejor ejemplo de incompetencia mercadológica que abandonar un sitio o las redes sociales a su suerte. Sin SEO no esperemos nada de ningún esfuerzo que hagamos. Si analizar las métricas, sin saber usar las palabras clave, sin optimizar el sitio o el blog el SEO se nulifica y vuelve obsoleto e ineficiente.
  4. Campaña de adwords
    Realmente cualquier campaña online y no sólo de adwords pueden alcanzar su nivel de incapacidad. Hacer una campaña, inclusive bien planeada, enfocada y dirigida a los segmentos adecuados, pierde su efectividad si se le deja correr “sola”, es decir, sin medirla, evaluarla y ajustarla o corregirla. Su nivel de incapacidad nos hará o al cliente- perder mucho dinero.
  5. Métricas
    He usado seguido una frase que me gusta mucho para hacer un símil con las métricas: “cualquiera puede leer la Biblia pero no cualquiera puede interpretarla”. Podemos proveernos de muchos datos, de muchas gráficas y de montones de información ¿pero qué hacemos con todo este cúmulo de información? El principio de Peter entrará en acción y nuestra inversión se va a desperdiciar. La incapacidad de interpretación y la capacidad de aplicación para usar las métricas correctamente, nos colocarán ante información valiosa pero inútil por no saber usarla.

Conclusión

Estarán de acuerdo que me quedo corto en los ejemplos, hay muchos más y fácilmente aplicables a la teoría del Dr. Laurence. De mi parte, tomo muy en serio este principio no sólo al momento de definir ascensos en mi empresa sino en todas mis actividades profesionales y personales. Piénselo un poco, vale la pena que quienes no han leído el libro lo hagan. Y quienes ya lo hicieron, aplique sus bases en las esferas del ámbito en que se desenvuelven.

Naming: El infierno para las Marcas

¿Tienes hijos? ¿Mascota? ¿Un peluche al que le tengas muuucho cariño? ¿Sí? Seguro que entonces te has enfrentado a ese momento mágico de darle nombre.

Ese momento en el que algo pasa de no existir a existir, de ser uno más a ser más que uno. Ese instante en el que se crea una caja en la que se irán guardando todos sus recuerdos, vivencias, acciones y experiencias.

Una caja que lo acompañará toda su vida, que será su carta de presentación, lo primero que oigan los demás cuando ni te conocen. Tu nombre.

Una serie de letras que se relacionan contigo, que no construyen lo que eres, pero sí lo representan.

Pues bien, si os habéis enfrentado a ponerle nombre a algo, y no os ha parecido algo trivial, ni sencillo, imaginad lo que significa ponerle un nombre a una compañía, a una Marca.

Si tenéis hijos, o tenéis a alguien cercano que los tenga, seguro que habéis vivido aquello de ‘¿Cómo le vamos a poner Noa? ¡Hay miles de Noas, está de moda! O aquello de ¿Elias? ¿Quieres que parezca viejo con 3 años?’. El nombre debe ser capaz de construir nuestro propio espacio y acompañarnos en lo que queremos ser, o en lo que acabemos siendo mañana.

Al final, no es un simple nombre, es la etiqueta que llevarán miles de empleados, la forma en la que millones de clientes van a nombrarte, la caja que recogerá todo lo que hagas, lo que hablará de ti incluso antes de que lleguen a conocerte.

El Naming, el proceso de nombrar Marcas, se ha convertido en los últimos tiempos en algo complejo, ya no sólo por la capacidad de crearlos correctamente, sino por la alta dificultad que nos encontramos en el proceso.

Para quien se haya enfrentado a un proceso de Naming, sabrá que la parte más complicada no es definir los posibles nombres, sino que los dos mayores retos son: la viabilidad registral y la presentación al cliente.

Aunque parezca mentira, el problema no llega (habitualmente) de la incapacidad de crear un buen nombre, sino de la incapacidad de registrarlo o transmitirlo correctamente al cliente. Veamos por qué.

MARCA REGISTRADA
Un nombre no vale de nada si no se puede registrar. Esto es como en la vida real, imagina que quieres llamar a tu hijo (en España) ‘El diablo rojo’, posiblemente llegarás al registro y te dirán que vuelvas a tu casa a pensar otro más apropiado, que no se permite.

Ahora imagina que la quieres llamar María, y te dicen que en tu ciudad ya hay una niña llamada María, que vuelvas a casa a pensar otro.

Este es el problema real que nos encontramos a la hora de registrar un nombre, la incapacidad de hacer que sea viable para su registro por coincidencias exactas o parecidos que puedan llevar a confusión.

En España se registran cerca de 30.000 nuevos nombres cada año, y cerca de 8 millones de nuevas Marcas en todo el planeta. Siendo España un país que pertenece a la UE, no sólo debe preocuparse por las Marcas que se registran aquí, sino por todas aquellas de otros países que tienen un registro y protección Comunitaria… cuenta y suma.

El 70% de los nombres que una consultora crea para una Marca, caen en la viabilidad registral. Y no son precisamente los que menos te gustan o los que menos funcionan.

El problema es complejo porque el Sistema de Registro se basa en las Clases de Niza, unos epígrafes de actividad que hoy se han quedado muy obsoletos. Hay clases que recogen actividades tan amplias que cabe un dentífrico y un láser de cirugía. O clases ‘escombro’ que llamamos, como la 35, que hay es casa imposible registrar a penas nada de lo amplio que es su espectro.

El sistema se enfrenta a un colapso derivado de la globalidad, la falta de recorrido de las Clases y la especulación.

Los registros de Marcas son cementerios de zoombies, hay cientos de miles de Marcas renovadas y no usadas, nombres en posesión de empresas que no utilizan o las tienen latentes, activos que nadie más puede usar.

No añadamos a la ecuación el tema del dominio ‘.com’, porque nos estalla la cabeza. 60 Millones de Dominios ‘.com’ registrados cada año. Dominios que en su mayoría no tienen un registro de Marca asociado, es decir, puedes inventarte un nombre ahora mismo, comprar el ‘.com’ y no registrar la Marca. Eso supondrá un doble problema, para cualquiera que en un futuro quiera registrar ese mismo nombre para su negocio y no tenga el ‘.com’, y el del dominio se expondrá a que le restrinjan el uso de ese nombre por no haberlo registrado. Un caos.

Y por otro lado, el cliente…

MARCA INCOMPRENDIDA
Uno de los mayores problemas hoy es hacer entender a algunos clientes que el mundo ha cambiado. Que la gente es capaz de pronunciar JUST EAT correctamente y no dicen Justeate, en Madrid o en el pueblo remoto de Badajoz. Que la gente compra Haagen Dazst y no saben ni como se escribe, o te suscribes a DAZN y no sabes ni pronunciarlo.

Que los nombres ya no tienen que empezar por ‘A’ para aparecer en los listados de las ferias, o el listín telefónico, en las primeras posiciones, como hace décadas.

Que no importa cómo lo escribas porque Google es suficientemente inteligente para dirigirte a lo que estás buscando. Que las búsquedas mañana serán por voz, no por texto, así que da igual cómo carajo se escriba tu Marca, si le cambias una V por una B, o le repites dos vocales… Deliveroo, Wamos.

Que lo de que sea corto y fácil es relativo, porque no recuerdas mejor UPS que William Hill, porque todo depende de lo que hagas con ese nombre y cómo le dotes de contenido.

Que el nombre no puede resolverlo todo, y que no existe un nombre perfecto, que se hace perfecto con el tiempo y nuestra capacidad de darle el significado adecuado.

Por todo esto y más, crear nombres se está convirtiendo en un pequeño infierno para las Marcas, en el que muchos se quedan atrapadas para siempre.

En fin, nombrando que es gerundio.

Fuente: http://www.branzai.com/2019/09/naming-el-infierno-para-las-marcas.html